martes, 7 de febrero de 2012

EL ABDOMEN (INCISIONES: TOPOGRAFÍA Y VÍAS DE ACCESO)

Una incisión (del latín incidere) es el procedimiento inicial de toda técnica quirúrgica, y consiste en la sección metódica y controlada de los tejidos suprayacentes al órgano por abordar (hendidura). En este procedimiento se utilizan los instrumentos de corte o diéresis.

La elección de una incisión depende de la operación que se practicará, del estado fisiológico subyacente del paciente y los beneficios y limitaciones anticipados del acceso planeado.
La incisión a través de la piel generalmente se realiza con un bisturí. Comúnmente es una hoja n° 10 o n° 15. Se utiliza una hoja n° 11 para penetrar en abscesos o para realizar otras incisiones punzantes que permitan insertar drenajes.
La corriente cortante del electro bisturí se puede utilizar para realizar incisiones, pero ocurre cierta coagulación y es probable que la cicatrización sea más notoria. La ventaja de este instrumento es que se puede seccionar y cauterizar simultáneamente el tejido reduciendo la hemorragia, en tanto que la desventaja es que se produce una mayor cantidad de tejido necrótico que con una disección cortante mediante un bisturí o tijeras.
Longitud y dirección de la incisión: una incisión adecuadamente planeada es sólo lo suficientemente grande para proporcionar espacio operatorio y exposición óptima. Cuando el cirujano decide acerca de la incisión debe tener en cuenta que:
La dirección en que las heridas cicatrizan naturalmente es de un lado a otro y no de un extremo al otro.
La dirección de las fibras del tejido en el área que va a seccionarse varía con el tipo de tejido.
Se obtienen los mejores resultados cosméticos cuando las incisiones son paralelas a la dirección de las fibras del tejido. Los resultados pueden variar dependiendo de la capa de tejido involucrado.
Existen varios principios que deben seguirse cuando se planea una incisión cutánea, por ejemplo la incisión siempre se efectúa en el lugar menos visible, aunque por desgracia las cicatrices no siempre se pueden esconder, de manera que el cirujano debe diseñar incisiones con objeto de disminuir la cantidad de tejido cicatrizal.
Cirugía general: comprende operaciones del tracto gastrointestinal, del sistema biliar, bazo, páncreas, hígado, hernias de la pared abdominal, procedimientos de recto, glándula mamaria, glándula tiroides y estructuras asociadas.
ABDOMEN
Reseña anatómica.
Es la porción comprendida entre el tórax y la pelvis. Conformada por una estructura de contención o continente que son las paredes abdominales y un contenido llamado cavidad abdominal o esplácnica que aloja a la mayor parte del aparato digestivo y genitourinario.
Paredes abdominales: constituidas por estructuras osteomusculoaponeuróticas, limitan la cavidad abdominal. Se distinguen:
Pared anterolateral: músculos rectos anteriores, músculo piramidal y músculos anchos (oblicuo mayor, menor y transverso).
Pared superior: músculo diafragma (tabique musculoaponeurótico que separa la cavidad abdominal del tórax y del mediastino.
Pared posterior: está formada por la columna lumbar y los músculos de la región lumbar dispuestos de la superficie a la profundidad en tres planos:
Superficial—fibras inferiores del músculo dorsal ancho y su aponeurosis lumbar
Medio—integrado por el músculo serrato posteroinferior
Profundo—constituido por los músculos espinales.
Pared inferior: no está anatómicamente definida, debido a que las vísceras abdominales invaden la cavidad pelviana, transformándola en la región abdomino-pelviana , cuyo límite inferior está representado fundamentalmente por los músculos elevadores del ano y las formaciones del periné.
División topográfica del abdomen
El abdomen topográficamente se puede dividir en:
Abdomen cerrado: de esta manera se denomina a la división topográfica que se efectúa en la pared abdominal anterior y determina la existencia de 9 cuadrantes. Para ello se requiere el trazado de líneas imaginarias: dos líneas horizontales (una superior que pasa por las extremidades de la décima costilla y otra inferior a nivel de las crestas ilíacas) y dos líneas verticales (proyectadas en el punto medio de la arcada inguinal; a ambos lados de la líneas media, que corresponden casi exactamente a las medio claviculares).
Dichos cuadrantes proyectan con mayor precisión a los órganos de la cavidad abdominal, ellos son:
Hipocondrio derecho—comprende: lóbulo derecho del hígado, vesícula biliar, vía biliar, ángulo cólico derecho y la porción derecha del colon transverso.
Hipocondrio izquierdo—comprende: parte del lóbulo izquierdo del hígado, el fondo gástrico, parte del cuerpo y la cola del páncreas, la porción izquierda del colon transverso, el ángulo cólico izquierdo y el bazo.
Epigastrio—comprende: parte del lóbulo izquierdo del hígado, la vía biliar extrahepática, el cuerpo y el antro gástrico, parte del duodeno, la cabeza y parte del cuerpo del páncreas y la porción media del colon transverso.
Región umbilical o Mesogastrio—comprende: intestino delgado y una parte del duodeno.
Flanco derecho—comprende: parte del colon ascendente
Flanco izquierdo—comprende: parte del colon descendente
Fosa ilíaca derecha—comprende: el ciego, el apéndice y la porción inferior del colon ascendente
Fosa ilíaca izquierda—comprende: la parte inferior del colon descendente y la porción superior del colon sigmoides.
Hipogastrio—comprende: la porción inferior del colon sigmoides y el recto.
- Abdomen abierto: se refiere a la división que determina el mesocolon transverso dentro de la cavidad abdominal en dos grandes compartimientos: supramesocólico e inframesocólico. Tiene radical importancia ya que posibilita obtener un conocimiento de la disposición general dentro de la cavidad.
Compartimiento supramesocólico: corresponde al territorio irrigado por el tronco celíaco (estómago, duodeno, hígado, vesícula, vía biliar, páncreas y bazo).
Comprende tres regiones o celdas: -celíaca
-subfrénica derecha
-subfrénica izquierda
Compartimiento inframesocólico: se encuentra subdividido por el mesocolon sigmoides en una porción abdominal y una porción pelviana.
La porción abdominal responde al territorio irrigado por la arteria mesentérica superior (intestino delgado, apéndice y colon derecho) y la arteria mesentérica inferior (colon izquierdo).
La porción pelviana está ocupada atrás por el recto y adelante por el aparato urogenital.
Estructuras de la cavidad abdominal
Las estructuras de la cavidad abdominal incluyen el tracto gastrointestinal, el hígado, la vesícula biliar, el páncreas y el bazo. Cada una de ellas esta interrelacionada con las otras y es importante visualizarlas como partes integrantes de un sistema, y no como órganos aislados:
Esófago: es una estructura tubular que se extiende desde la faringe hasta el estómago. Éste penetra en la cavidad abdominal a nivel del diafragma. Su longitud, en el adulto es de aproximadamente 25 cm.
Estómago: se ubica en el abdomen superior, inmediatamente por debajo del diafragma.
Está compuesto por tres sectores principales; el fundus (porción superior), el cuerpo (área central) y el antro (porción inferior más cercana al duodeno). Estos sectores se encuentran a continuación uno del otro y se los toma como puntos de referencia, no como entidades anatómicas separadas.
Presenta dos orificios que se ubican en cada uno de sus extremos, estos son el cardias (en el extremo superior) y el píloro (en el extremo inferior). El cardias esta ubicado entre el esófago y el estómago, mientras que el píloro lo está entre el estómago y el duodeno.
El epiplón, es una extensión del peritoneo abdominal, consiste en una hoja de tejido que se extiende desde la curvatura mayor hasta la curvatura menor del estómago.
Intestino delgado: conforma la primera porción o porción proximal de todo el intestino. Se extiende desde el píloro hasta el ciego o extremidad proximal del intestino grueso.
El duodeno es la primera porción del intestino y representa una estructura anatómica importante, ya que en él drenan su contenido el conducto pancreático (conducto de Wirsung) y el colédoco, que proviene del hígado.
El yeyuno y el íleon constituyen la segunda y tercera porción del intestino delgado. Estas porciones se encuentran suspendidas de la pared abdominal por una hoja de tejido vascularizado denominada mesenterio, encargada de suministrar sangre y linfa a las porciones más inferiores del intestino delgado.
El intestino delgado termina en el ciego, que es la primera porción del intestino grueso.
Intestino grueso: se extiende desde el extremo distal del intestino delgado (el íleon) hasta el recto.
Se divide en cinco porciones diferentes: el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente, el colon sigmoideo y el recto.
En el adulto la totalidad del intestino grueso mide aproximadamente 1,5 m.
La primera porción del intestino grueso, denominada ciego, es una larga bolsa donde se inserta un pequeño delgado tubo hueco llamado apéndice, que en ocasiones se infecta debido a la obstrucción de su extremo ciego.
El colon ascendente mira hacia arriba en dirección del hígado y se ubica inmediatamente por detrás del lóbulo derecho de éste órgano. Luego el colon transverso atraviesa el abdomen hacia la izquierda por debajo del estómago. El colon descendente se extiende hacia abajo sobre el lado izquierdo del abdomen y termina en el colon sigmoideo que se ubica en el interior de la cavidad pelviana. El colon sigmoideo termina en el recto, el cual se encuentra ubicado en las proximidades del sacro y el cóccix. El conducto anal se extiende desde el recto hasta la superficie exterior del organismo. Cerca del orificio externo las fibras musculares forman un esfínter interno y uno externo. Éstos poseen gruesas venas que pueden dilatarse y aumentar de tamaño, y se denominan entonces, hemorroides.
Hígado: es un órgano grande y vascularizado. Se localiza en la parte superior del abdomen inmediatamente por debajo del diafragma. Se divide en cuatro lóbulos: los lóbulos derecho e izquierdo están divididos por un ligamento llamado ligamento falciforme. El lóbulo derecho se divide a su vez en el lóbulo derecho propiamente dicho, lóbulo cuadrado y lóbulo caudado.
El hígado contiene una compleja red de vasos sanguíneos y sinusoides (pequeñas cavidades). Los vasos se comunican con la gran arteria hepática y la vena porta, que se encuentran cerca del centro del órgano. Los pequeños canalículos biliares (canales que transportan la bilis) se entremezclan con las células hepáticas. Estos canalículos se comunican con conductos mayores que conducen la bilis al interior del conducto hepático. La bilis sale del hígado a través de éste conducto. El conducto cístico transporta la bilis que proviene de la vesícula biliar. Desde el conducto hepático la bilis abandona el hígado a través del conducto cístico y prosigue hacia el colédoco, que se encarga de depositarla en el duodeno.
Vesícula biliar: es una bolsa que se encuentra fija a nivel de la superficie inferior del hígado. Esta estructura constituye un reservorio de bilis. Y esta sujeta a infecciones y a poseer posiblemente cálculos, por lo que a veces se la debe extirpara quirúrgicamente.
Páncreas: es una glándula lobulada de forma alongada, ubicada debajo del hígado y detrás del estómago. Posee dos reparos sobresalientes: la cabeza y la cola.
La cabeza es la porción más ancha, se ubica a nivel de la curvatura duodenal y se conecta con esta porción del intestino delgado.
La cola se ubica cerca del hilio esplénico.
Bazo: es un órgano con forma de riñón sumamente vascularizado y relativamente blando. Se ubica en la parte superior e izquierda del abdomen, por debajo del diafragma. Es irrigado y drenado por dos importantes vasos sanguíneos: la vena y la arteria esplénicas. Debido a su vascularización y ubicación está expuesto a traumatismos directos durante accidentes automovilísticos o de otra índole. El bazo puede ser extirpado sin afectar las funciones orgánicas: éste es el procedimiento indicado toda vez que una hemorragia esplénica ponga en peligro la vida del paciente.
Incisiones quirúrgicas abdominales:
Se denomina laparotomía a la apertura quirúrgica de la pared abdominal y la entrada en la pared peritoneal para realizar una intervención sobre los órganos abdominales. El lugar exacto de la incisión se determina antes de que el cirujano comience la intervención.
Descripción de la incisión en una laparotomía

Diéresis de la piel: marca el comienzo de la intervención propiamente dicha.

Diéresis del tejido celular subcutáneo: se realiza en simultáneo con la piel o inmediatamente después a ella. La fascia cubre los músculos

Diéresis del plano músculo aponeurótico: sigue el mismo trazado de la incisión realizada en la piel, y se realiza con bisturí. La diéresis muscular puede ser aguda o roma. Para la primera se utilizan: bisturí, electro bisturí o tijera. La diéresis roma en cambio se hace en el sentido de las fibras musculares, por ello se caracteriza por ser atraumática. Un ejemplo de diéresis roma es la incisión de McBurney.

Diéresis del peritoneo: la maniobra de abertura del peritoneo es crítica, debido a que existe un adosamiento entre las vísceras y el saco peritoneal. Existen dos formas de abrir el peritoneo:
- Forma libre o magistral: donde se tensa el peritoneo el cual es seccionado lentamente
- Por tracción y deslizamiento: aquí el cirujano tracciona el peritoneo con una pinza mientras que por transparencia trata de ver el cabo del bisturí con el que luego secciona el peritoneo.
El cirujano escoge la incisión más apropiada para la operación a realizar.
Clasificación de las laparotomías:
a) Verticales: siguen la línea media del abdomen o son paralelas a ella. Se clasifican a su vez en:
Mediana
Paramediana
b) Transversas: en este grupo se incluyen todas las incisiones que no siguen la línea media del abdomen. Existen 3 tipos:
Horizontales: se le llama transversa, especificándose luego a la altura que se realiza (epigástrica, hipogástrica, etc.).

Oblicuas: forman distintos ángulos con el eje medio del abdomen. Se realizan obedeciendo la disposición de determinadas vísceras y a la dirección de los músculos del abdomen.

Curvas: su nombre indican la dirección que siguen. Pueden tener concavidad superior si apunta al tórax, o concavidad inferior si lo hace hacia los muslos.
c) Mixtas: es el resultado de la combinación de las anteriores.
Según el modo de atravesar la pared
Simples o Directas: corresponde a aquellas incisiones en que la diéresis sigue igual dirección en todos los planos de la pared.
Incisiones Complejas o Indirectas: la diéresis de algunos de sus planos no sigue el sentido y dirección de la herida cutánea.
3. Según la región anatómica en que se realicen
Anteriores: se efectúan sobre la pared anterior del abdomen, es decir son incisiones que se realizan sobre la proyección cutánea de los músculos rectos mayores del abdomen.
Laterales o Extrarectales: incluyen las incisiones que se realizan por fuera de los bordes externos de la vaina de los músculos rectos (límite anterior) y el borde externo de la masa de los músculos lumbares (límite posterior). Se las denomina también Flancotomías, ya que se las realiza sobre los flancos.
Posteriores: se realizan a través de los músculos lumbares. Utilizadas más que nada en cirugía ortopédica y urológica.
Según su relación con el peritoneo parietal
Toracolaparotomías: es una incisión necesaria para acceder a determinadas regiones de la cavidad abdominal. Se lleva a cabo por una combinación de toracotomía (más baja que de costumbre) y una laparotomía.
intraperitoneales: las patologías abordadas a través de la pared anterior requieren la apertura del peritoneo.
extraperitoneales: son las cirugías en las que se tiene que reclinar el peritoneo.
Incisiones más empleadas en cirugía general de abdomen
Mediana: atraviesan la pared abdominal por la línea media o "línea blanca", pueden ser supraumbilicales (se extienden desde el apéndice xifoides hasta el ombligo, se usan en cirugías de abdomen superior, hígado, estómago y esófago) o infaumbilicales (por debajo del apéndice xifoides hasta la sínfisis del pubis). La incisión que se denomina Mediana universal xifopubiana, es aquella que incluye a las dos anteriores. Es la más simple de las incisiones, hay una exposición casi completa de las estructuras de la cavidad abdominal. La simplicidad de esta incisión está dada gracias a que no se divide ningún músculo, vaso o nervio importante, hay ausencia de fibras musculares en la incisión, aunque si el cirujano efectuara la incisión levemente hacia la derecha o izquierda se encuentra con los músculos rectos del abdomen. Se realizan en poco tiempo, permite un buen campo operatorio y tienen una buena cicatrización. El paciente se coloca en posición decúbito dorsal. Los planos de la incisión mediana de ventral a dorsal son los siguientes:
Piel
Tejido celular subcutáneo
Aponeurosis
Peritoneo abdominal
Por su dirección

Piel
Tejido celular subcutáneo
Músculos rectos anteriores ( se retraen lateralmente sin seccionarse)
Aponeurosis del recto
Peritoneo abdominal
Paramediana: son paralelas a la línea media y pueden ser derechas o izquierdas. Se utiliza principalmente para exponer el estómago, el duodeno y el páncreas. Permite al cirujano penetrar la cavidad abdominal con un mínimo de sangrado y extender la incisión hacia arriba o abajo según las necesidades del procedimiento. Pueden ser supraumbilicales, infraumbilicales o combinadas. El paciente se coloca en posición decúbito dorsal. Los planos de tejido incluyen:
Subcostal (de Kocher): el paciente se coloca en posición decúbito dorsal, con un rodillo en la región dorsolumbar. La mesa de operaciones generalmente se encuentra en trendelenburg invertido y lateral permitiendo una buena exposición del campo operatorio. Esta incisión mide entre 8 y 10 cm., comenzando cerca de la línea media 4 ó 5 cm. por debajo del apéndice xifoides, separada 3-4 cm. del reborde costal. En la incisión subcostal derecha se expone la vesícula biliar y sus estructuras asociadas y en ocasiones se utiliza para operaciones del páncreas. La incisión subcostal izquierda puede utilizarse para exponer el bazo, aunque su limitado campo impide su empleo en casos de traumatismo esplénico. Esta incisión sigue el margen subcostal con forma de semicurva. Debido a la sección de los músculos rectos, esta incisión es más dolorosa en el postoperatorio que la mediana. Los tejidos involucrados son:

Piel
Tejido celular subcutáneo
Músculos rectos
Aponeurosis
Peritoneo abdominal
McBurney (apéndice): es la vía de abordaje para tratar patologías de la fosa ilíaca derecha, más comúnmente la exploración y extirpación del apéndice. Se efectúa del lado derecho en ángulo oblicuo por debajo del ombligo y a través del flanco. Esta incisión se denomina "estrellada", ya que divulsiona manualmente las fibras musculares sin seccionarlas. El paciente se encuentra en posición decúbito dorsal. El campo ofrecido es muy limitado y no es fácil su ampliación. La incisión tiene dirección oblicua y se realiza teniendo en cuenta una línea imaginaria que va desde la espina ilíaca anterosuperior al ombligo; la incisión se practica en la unión del tercio externo con el tercio medio y mide aprox. de 5 a 6 cm. Los planos de esta incisión incluyen los siguientes:
Piel
Tejido celular subcutáneo
Aponeurosis
Músculos oblicuos y transverso
Peritoneo abdominal
Oblicua (inquinal): una incisión oblicua en la región inguinal derecha o izquierda se extiende desde el tubérculo púbico a la cresta ilíaca anterior, ligeramente por encima y paralela al pliegue inguinal. La incisión de la fascia del oblicuo externo da acceso al músculo cremáster, al canal inguinal y a las estructuras del cordón espermático. Su principal aplicación es la herniorrafia inguinal. Proporciona un excelente campo para las dos clases más comunes de hernias inguinales: directa e indirecta. Las capas musculares de esta incisión convergen en el sitio herniario. Planos musculares de la región inguinal:
Músculo oblicuo externo
Músculo oblicuo interno
Músculo transverso del abdomen
Tendón conjunto
Anillo inguinal externo (superficial)
Abordajes quirúrgicos en cirugías abdominales:

Gastrectomía parcial con gastroduodenostomía--- comprende la extirpación parcial del estómago, y la creación de una nueva apertura entre este y el duodeno.
Abordaje quirúrgico: se ingresa a la cavidad a través de una incisión mediana supraumbilical

Gastrostomía--- esta incisión realizada en el estómago permite la colocación de un tubo de material sintético para alimentación, exteriorizándose uno de sus extremos.
Abordaje quirúrgico: se realiza una pequeña incisión paramediana supraumbilcal izquierda, identificándose luego el estomago.
Piloromiotomía--- es una incisión que se realiza en el píloro para liberar una estenosis (defecto congénito en el cual las fibras musculares de esta estructura se encuentran hipertrofiadas) lo que causa estrechez dentro del píloro.
Abordaje quirúrgico: el abdomen se abre por medio de una incisión paramediana derecha supraumbilical, para llegar al píloro se deben colocar separadores de Balfour.
Vagotomía--- es la resección de porciones del nervio vago ubicadas cerca del estómago a nivel de esófago. Se efectúa en combinación con una resección gástrica. El objetivo es lograr una disminución de la cantidad de jugo gástrico.
Abordaje quirúrgico: se realiza una incisión mediana supraumbilical. La exposición del esófago se logra mediante la separación del hígado hacia arriba. El cirujano empleando una tijera de Metzembaum larga y una pinza para tejidos, separa el esófago de la membrana peritoneal adyacente, luego se separa hacia un costado y de esa manera se aborda el nervio vago.
Anastomosis del intestino delgado--- luego de efectuar una resección del intestino por patología como cáncer, vólvulo, etc., se debe restablecer su continuidad.
Abordaje quirúrgico: se penetra en la cavidad abdominal a través de la incisión mediana supraumbilical.

Resección colónica y anastomosis--- durante este procedimiento se reseca una porción de intestino grueso y restablece luego su continuidad.
Abordaje quirúrgico: dependiendo de la ubicación de la lesión es la incisión que el cirujano va a elegir. Generalmente la mas apropiada es una incisión mediana, ya que brinda una adecuada exposición de todos los segmentos del intestino.
Colostomía íleo transversa--- comprende la extirpación quirúrgica de una porción del íleon y del colon transverso y una anastomosis entre el íleon y el colon.
Abordaje quirúrgico: se ingresa a la cavidad abdominal a través de una incisión mediana o paramediana derecha.

Colostomía transversa--- se exterioriza un sector de intestino grueso por medio de una pequeña incisión abdominal, se lo sutura a la piel y se lo abre. La colostomía resultante sirve como una vía temporaria para la evacuación de la materia fecal. La colostomía transversa se cierra cuando la derivación fecal ya no es necesaria.
Abordaje quirúrgico: se penetra el abdomen por medio de una pequeña incisión transversal paramediana supraumbilical.

Resección abdominoperineal del recto--- por medio de incisiones abdominales y perineales combinadas, el ano, el recto y el cólon sigmoide, se resecan en bloque. La obliteración del recto requiere la confección de una colostomía permanente sobre la pared abdominal con el propósito de drenar el contenido intestinal.
Abordaje quirúrgico: se penetra en el abdomen a través de una amplia incisión mediana, se examina el intestino y se determina la línea de resección. Más adelante se incide el perineo con el fin de reseccionar el cólon sigmoideo el recto y el ano.
Apendicectomía--- es la extirpación del apéndice, el cual constituye una bolsa angosta, ciega y alargada que esta unida al ciego.
Abordaje quirúrgico: se penetra el abdomen por medio de una incisión de McBurney.

Colecistectomía--- consiste en la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar patológica.
Abordaje quirúrgico: Se ingresa en el interior del abdomen por medio de una incisión subcostal o paramediana derecha; si el paciente es muy obeso puede emplearse una incisión mediana supraumbilical. Una vez abierto el abdomen, el hígado se cubre con compresas de campo húmedas y se separa suavemente hacia arriba, empleando una valva Deaver. Para poder identificar el conducto cístico, la arteria cística y el colédoco, estas estructuras se desperitonizan empleando tijera de Metzembaum, pinzas finas y largas.
Coledocoduodenostomia--- es el establecimiento de una nueva conexión entre el colédoco y el duodeno. Se practica juntamente con una colecistectomía cuando el orificio duodenal normal de drenaje biliar se encuentra obstruido por una lesión cancerosa o una estenosis.
Abordaje quirúrgico: el cirujano ingresa al interior de la cavidad abdominal a través de una incisión subcostal derecha o una paramediana supraumbilical derecha.

Esplenectomía--- es la extirpación quirúrgica del bazo. Es indicada en caso de serias lesiones traumáticas del órgano así como en ciertas enfermedades hematológicas.
Abordaje quirúrgico: el cirujano penetra la cavidad abdominal a través de una incisión mediana supraumbilical o de una subcostal izquierda.

Pancreaticoyeyunostomia (procedimiento de Whipple) --- comprende la resección del estómago, el duodeno, la cabeza del páncreas y el colédoco. Luego se restablece la continuidad intestinal. Este procedimiento se practica para el tratamiento de los estadios iniciales del cáncer de páncreas.
Abordaje quirúrgico: este procedimiento se inicia a través de una incisión mediana.

Resección en cuña del hígado--- comprende la resección de una pequeña cuña de tejido hepático para biopsia. Se realiza para determinar la presencia de metástasis carcinomatosas.
Abordaje quirúrgico: el cirujano ingresa a la cavidad abdominal por medio de una incisión mediana supraumbilical.

Reparación de una hernia hiatal por vía abdominal--- Consiste en la reparación de un defecto ubicado en la membrana frenoesofágica que se encuentra unida al esófago a nivel del diafragma. El defecto causa el desplazamiento hacia la cavidad torácica del esófago y de la parte superior del estómago.
Abordaje quirúrgico: el cirujano ingresa a la cavidad abdominal por medio de una incisión mediana supraumbilical o una subcostal izquierda.

Esofagogastrectomia--- consiste en la resección de la porción inferior del esófago y de la parte superior del estómago (fundus).
Abordaje quirúrgico: el cirujano inicia la intervención mediante una incisión abdominal.

Gastroyeyunostomia (operación de Billroth II)--- se extirpa una porción del estomago y se establece una nueva abertura entre el estómago y el yeyuno. Billroth hace referencia a los sitios de anastomosis.
Abordaje quirúrgico: se realiza una incisión abdominal mediana supraumbilical que da comienzo a la operación.
Anastomosis intestinal terminoterminal--- consiste en restablecer la continuidad del intestino grueso después de una resección.
Abordaje quirúrgico: se realiza una incisión paramediana infraumbilical.

Hemicolectomía derecha--- consiste en la extirpación de una porción patológica del colon derecho.
Abordaje quirúrgico: el cirujano realiza la apertura mediante una incisión paramediana infraumbilical.

Resección anterior baja (anastomosis término-terminal)--- este procedimiento consiste en la resección de una porción del intestino grueso distal. La continuidad del intestino se restablece a través de una anastomosis entre el recto y tejido colónico sano.
Abordaje quirúrgico: el colon se moviliza a través de una incisión abdominal y una vez que se logra esto se completa el procedimiento por vía transanal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mira Nuestros videos